mar29
2017

Bailarina Alicia Alonso recibió máximo galardón de la UCR

Zaida Siles Rojas
Periodista
Consejo Universitario

El director del Consejo Universitario, Ing. José Francisco Aguilar, procedía a condecorar a Alicia Alonso con una medalla de la UCR. (Foto: Laura Rodríguez Rodríguez, ODI)

A sus 96 años de edad, Alicia Alonso continúa activa como directora del Ballet Nacional de Cuba. (Foto: Nelson Brenes Mejías)

Alicia Alonso es la tercera mujer que recibe el título de Doctora Honoris Causa de la UCR. (Foto: Nelson Brenes Mejías)

Alicia Alonso, junto a su esposo Pedro Simón y el rector de la UCR, Dr. Henning Jensen. (Foto: Nelson Brenes Mejías)

Alonso recorrió con su mano la escultura de Leda Astorga que le obsequió Danza Universitaria. (Foto: Nelson Brenes Mejías)

El auditorio de la Facultad de Educación no pudo albergar a toda la cantidad de público que asistió a la ceremonia. En primera fila algunos de los miembros del Consejo Universitario. (Foto: Nelson Brenes Mejías)

“Recibo este honor que me concede la Universidad de Costa Rica con un múltiple agradecimiento por el gesto de admiración hacia mi trabajo personal como artista y por mi labor como formadora de nuevas generaciones de bailarines y maestros”.

De esta manera, la reconocida bailarina cubana, Alicia Alonso, agradeció el título de Doctora Honoris Causa con el que fue distinguida por esta casa de estudios, el pasado 23 de marzo.

Para ella, este galardón es también una manera de reconocer desde el universo académico al arte de la danza, muchas veces relegado.

El Consejo Universitario decidió conferirle la máxima distinción, al valorar el invaluable aporte que Alonso ha dado al desarrollo de la danza y al fortalecimiento del arte como un elemento transformador de la sociedad. También tomó en consideración su extraordinario trabajo en la reconstrucción de los grandes clásicos del siglo XIX.

Desde su ingreso al auditorio de la Facultad de Educación fue ovacionada por el público, el cual esperaba con ansias su llegada.

Previo a que se le entregara el título, la emoción se apoderó de ella y expresó que “todos somos capaces de bailar ballet, somos parte de este mundo y tenemos que echar pa´lante”.

Su esposo, Pedro Simón, leyó el discurso de agradecimiento de Alonso y en el cual recordó su carrera y su deseo de bailar, lo que se convirtió en su razón de ser. Las dificultades no estuvieron ausentes, los prejuicios y complejos fueron acompañantes continuos, pero ante todo señaló que las más altas metas se pueden alcanzar y esto lo prueba su carrera artística, la existencia del Ballet Nacional de Cuba y la escuela cubana de ballet.

Tanto el rector, Dr. Henning Jensen Pennington, como el director del Consejo Universitario, Ing. José Francisco Aguilar, resaltaron la extraordinaria trayectoria de la Prima Ballerina Assoluta, así como su perseverancia y vocación en la formación de bailarines.

 

 






No hay comentarios


Añadir comentario